Capítulo 9: El Ogro y los Duendecillos

6 enero, 2008

Aquella mañana David se despertó casi de buen humor. Incluso llegó a tararear una de sus canciones favoritas mientras se ponía la túnica. Pero ni bien recordó los hechos de la noche anterior, todo indicio de alegría -o incluso indiferencia- desapareció de su rostro. El silencio invadió la habitación, mientras él se carcomía la mente. Ahora que lo veía, el dormitorio estaba casi vacío: sólo estaban él y su nuevo amigo.
Cuando Charlie despertó David se sintió un poco mejor, ya que comenzaba a descubrir que la compañía es algo que no tiene precio.
Cuando salieron de allí se empeñaron en encontrar el Gran Comedor, pero no tuvieron mucho éxito por si solos. De hecho se perdieron al menos dos veces. Finalmente un prefecto los encontró y les enseñó el camino.
El comedor estaba ya repleto, aunque el desayuno no estaba sobre las mesas. Mientras caminaban hacia sus lugares, los chicos pudieron oír unos cuantos “miren al loco del sombrero”, provenientes de la mesa de Slytherin, e incluso “ese es el que no nos cree dignos” que tenían origen en la mesa de Ravenclaw. Caminando ligeramente encorvado, como si intentara dejar de llamar la atención, David continuó hasta encontrar su lugar con los Gryffindor.
David se llevó una sorpresa inesperada en ese momento, ya que dos chicas que estaban al menos en tercer año lo saludaron cálidamente, acción imitada por varios chicos de distintos años.
― ¡Hola David!
Hubiera sido ridículo preguntar como recordaban su nombre. La hazaña hubiera sido poder olvidar su nombre después de lo que había pasado.
― Ho.. hola.
Su respuesta fue tímida pero los demás pudieron captarla con facilidad. En ese momento la mesa se llenó de todo tipo de alimentos y bebidas para desayunar. Como era de esperar, los alumnos se lanzaron al ataque. Esta vez, David no se quedó atrás. No había comido casi nada la noche anterior, así que tenía un importante hueco en el estómago.
Después de un abundante desayuno, David y Charlie caminaron juntos por los terrenos del castillo. Tenían tiempo libre antes de su primera clase en Hogwarts, Cuidado de Criaturas mágicas. Los terrenos eran inmensos, por lo que tenían bastante espacio por recorrer. Sólo detuvieron su marcha cuando se toparon con alguien que ambos estaban ansiosos de ver. Aunque no estaba sólo, no dudaron en llamarlo.
― ¡Hey, Frederic! ¡Ven!
La cabellera rubia giró lentamente para dejar paso a un rostro pálido, más de lo normal. Sus ojos azules se habían dilatado levemente. Los demás se adelantaron un poco.
― Hola chicos… ¿que tal?
Un tono culpable se hacía presente en su voz. Quien hubiera dicho que en menos de veinticuatro horas pasaría de ridiculizar a los miembros de Ravenclaw a llevar sus distintivos.
― Bien, bien… ¿a donde vas?
― Yo… estoy dando una vuelta con mis nuevos amigos.
― ¡Qué coincidencia!
En ese momento, uno de los chicos que acompañaba a Frederic le gritó.
― ¡Frederic! ¡Nosotros nos adelantaremos, te esperamos en la biblioteca!
El cambio de color fue radical. De blanco nieve, su rostro pasó a ser completamente rosa.
― ¡Está bien!
Les devolvió con vergüenza.
― No seas idiota, Frederic. No tiene nada de malo -dijo Charlie.
A David le gustaba lo que estaba pasando. No era una mala persona, pero Frederic lo había hecho sentir tan mal en el tren que la situación parecía divertirlo. Finalmente se calmó.
― ¿Nos sentamos a la orilla del lago?
Tanto el Gryffindor como el Ravenclaw aceptaron instantáneamente.
Era un día espectacular. El sol, a pesar de estar aún en época de calor, no era muy fuerte. Eso, sumado a una leve y fresca brisa -que probablemente se producía gracias a las frías agua del lago- hacía la charla mucho más reconfortante.
David se dio cuenta. Estaba al aire libre. Estaba hablando con otras personas que conocía del día anterior. Que bien se sentía.
― ¿Qué tal la sala de Gryffindor? -preguntó Frederic.
― Es bastante grande y espaciosa. La verdad es que me gusta mucho -dijo Charlie.
David lo había notado. Frederic preguntó con un dejo de envidia. Se preguntó si Charlie también lo había notado.
― Lo gracioso -continuó Charlie-, es que para entrar tenemos que decir una contraseña estúpida a una gorda.
David se rió con fuerza. No lo había pensado así. Frederic también lo hizo.
― Bueno, suena más fácil que contestar una pregunta. Eso es lo que tenemos que hacer.
― ¡Genial! ¿Ya te preguntó algo? -David estaba curioso.
― Oh, sí. Pero prefiero no entrar en detalles.

La conversación siguió su curso hasta que Frederic anunció que debía tomar su clase de Encantamientos.
― ¿No tenemos Cuidado de Criaturas Mágicas?
― Ustedes sí, nosotros no. Las clases se comparten por casas, dos en cada clase. A ustedes hoy les toca con los Slytherin. Buena suerte. Eh… algo más. ¿Les parece reunirnos por la tarde? No es que los considere aburridos, es que mis compañeros son un poco… como explicarlo…
― ¿Cerebritos?
― Eso. Bueno, no. No son como pensábamos en el tren, pero… bueno, no importa. Adiós.
Frederic se alejó.
David y Charlie se dirigieron a la cabaña de Hagrid, donde les habían indicado. Eran los primeros en llegar, por lo que pudieron hablar unas palabras con el inmenso profesor. Era un poco intimidante, pero parecía amigable. No tardaron en tomar confianza. Los demás alumnos no se hicieron esperar, y en unos minutos pudieron empezar las clases.
― ¡Bienvenidos a la clase de Cuidado de Criaturas Mágicas! Soy Hagrid, el profesor, aunque todos me recordaran por el viaje en bote, ¿no? Por ser el primer día, vamos a ver unas pequeñas criaturas que son inofensivas, pero si no se las sabe tratar, increíblemente molestas.
Levantó un pequeño canasto que había depositado junto a él, asegurándose de presionar bien la tapa.
― Los duendecillos no causan daños graves a los humanos, de hecho no podrían. Pero si ustedes le toman confianza, no duden que sufrirán más de un ataque de nervios.
“ Pueden ser combatidos con hechizos, es verdad. Quizás sea lo más rápido, pero no está de más conocer una vía alternativa. Lo que hay que hacer es hacer que ellos mismos vallan en su contra. ¿Cómo se logra? Haciéndolos obsesionar con algo. Una vez que lo logren, lo único que tienen que hacer es procurar que no obtengan lo que quieren. Así, finalmente se cansará y quedará rendido. Vamos a hacer los ejercicios… van a pasar por parejas… ¿quienes quieren ser los primeros?
David había hecho un paso hacia atrás, jamás le gustaba ser el primero. Pero pudo ver como Charlie se adelantaba.
― Muy bien, ¿cómo te llamas?
― Charlie Thomasson.
― Bien, Charlie, ¿quién será tu compañero?
― ¡David!
Viendo que no tenía otra opción, David se puso junto a Charlie.
― Bien, lo que harán es tomar la varita de uno de ustedes y mostrársela al duendecillo cuando yo lo suelte. Si ven que quiere tomarla, entonces van por el buen camino. Cuando esté cerca, arrojen la varita a su compañero. Tú, David, ponte allí -le señaló un lugar unos pasos más atrás, bien enfrentado con Charlie-. ¿Listos?
Pero el profesor no esperó respuesta, simplemente levantó la tapa del canasto. Lo que salió de allí parecía un humano desnutrido, al menos veinte veces más pequeño y sin pelo. Su cabeza era lo que más resaltaba.
El duendecillo aguardaba atentamente, contemplando a todos los presentes, pero posando finalmente los ojos en David.
― David, parece que deberán emplear tu varita, muéstrasela ahora. ¡Vamos!
Sin dudarlo acató la orden. Levantó su varita y se la enseñó al duendecillo. La criatura la miró fijamente por unos segundos, luego comenzó a inclinar la cabeza hacia un lado. No hizo falta esperar mucho, pues el duendecillo alzó sus manos y comenzó a correr torpemente hacia David, señalando la varita.
― ¡Levántala, ahora!
David elevó la varita para que quedara fuera del alcance del duendecillo, quien al ver esto se empeñó en dar saltos para tomarla.
― ¡Pásale la varita a Charlie!
Con un rebuscado movimiento de su brazo -es obvio que no era buen deportista, aunque tenía un físico para ello- consiguió desprenderse de la varita, que voló en dirección a Charlie. Por suerte para David, su amigo no tuvo mayores problemas para tomarla en el aire. Agitando la varita, atrajo la atención del duendecillo, que esta vez salió disparado hacia él.
Repitieron los movimientos hasta que finalmente la criatura cayó al suelo, sentada. Había gastado todas sus energías, o realmente ya no le interesaba competir contra David y Charlie.
― ¡Perfecto, perfecto! ¿Quién va esta ves?
― ¡Ja! Si el loco del sombrero puede hacerlo, cualquiera puede. Ven, Justin.
― ¡Deja de llamarlo así!
Charlie parecía furioso y apuntó con su varita a aquel Slytherin que se adelantaba, mientras Justin Adam, el primer chico sorteado por el sombrero, se acercaba a él. Los chicos se miraron con complicidad.
― ¡NO! -gritaron y saltaron, imitando a David.
Todos los alumnos de Slytherin, incluidos ellos, se morían de risa. David se colocó nuevamente con los alumnos de Gryffindor, pero Hagrid, viendo que Charlie no abandonaba su posición, decidió intervenir.
― Basta, basta. Diez puntos menos para Slytherin por las burlas de ustedes. Y diez puntos menos para Gryffindor por su actitud, señor Thomasson. Vuelvan a la fila. Vengan ustedes dos -dijo finalmente señalando a la pareja de Slytherin.
Repitieron los pasos al pie de la letra, pero esta vez la criatura parecía no cansarse, estaba obsesionada con la varita de Justin. Por último, al ver que no podían vencerlo, el otro pateó al duendecillo con tal fuerza y furia que lo hizo volar un par de metros hacia atrás.
― ¿Que ha…? -Hagrid no sabía que hacer.
― ¡Estúpida cosa! ¿Cuándo veremos criaturas de verdad? -A pesar de no actuar como un ángel, Justin parecía uno al lado de su compañero.
― Basta ya, se acabó. Veinte puntos menos para Slytherin. Vayan, ya es la hora.
Mientras caminaban hacia el castillo, David pareció volver a la realidad y preguntó a Charlie algo que lo intrigaba desde que lo vio por primera vez.
― ¿Quién es ese?
― No lo se…
― Nicholas Ralph.
Los amigos dieron media vuelta y se encontraron con Silvia Allison, aquella niña a la que David le sacaba dos cabezas. Así, los tres caminaron juntos, mientras hablaban.
― ¿Quién se cree que es? -dijo Charlie por tercera vez.
― Es hijo de Jacobo Ralph, un empleado de alto rango del ministerio. Pero mis padres dicen que ellos sin los Malfoy no serían nada.
― ¿Los Malfoy? ¿Quiénes son?
― Son una antigua familia de magos. Tienen mucho poder económico, y se dice que hacen millonarios aportes al ministerio y a la escuela. Mi papá dice que es porque fueron Mortífagos…
― ¿Morti-que?
― Mortífagos, no se lo que significa porque no quisieron explicarme, pero no debe ser nada bueno. El punto es que dice que ya nadie debe acordarse de su condición, pero siguen aportando para que nadie sospeche. Como les decía, los Ralph no serían nada sin los Malfoy, porque están respaldados por ellos. Me contaron que una vez no quisieron subirle el sueldo a Jacobo, y uno de los Malfoy amenazó con dejar de hacer contribuciones.
― Debe ser bueno tener una familia así de tu lado -dijo Charlie.
― Si tuviese que elegir entre ser como Nicholas y tener poder, o ser como yo, sin duda me quedo como soy yo.
― Eso es cierto.
Aquel día transcurrió rápidamente, aunque David se cruzó una vez más con Nicholas. Pudo notar como él y sus compañeros de Slytherin le hacían burla por detrás, pero prefirió hacer caso omiso a ello.
Mientras entraba a su dormitorio, ya de noche, se preguntaba si el sombrero se habría equivocado al enviarlo a Gryffindor.

Ir al capítulo siguiente

Anuncios

30 Responses to “Capítulo 9: El Ogro y los Duendecillos”

  1. Enelya Says:

    genial… simplemente genial… no pedo esperar por lo que sigue.

    PD: muchas gracias por tu comentario acerca de mi fic “el portal”

  2. Isabella Says:

    Muy bueno.. tu historia esta excelente.. publica más seguido!!

  3. Durward Says:

    Gracias por los comentarios.

    El capítulo 10 lo voy a publicar el martes o miércoles.

  4. Marcia Says:

    solo una palabra : excelente

    Me encanto la parte en como relacionas a los Malfoys en la historia

    Solo me pregunto los hijos de Harry , ya no estan en hogwarts no ? xD ya paso muxo tiempo no ?

  5. Durward Says:

    Hola Marcia:

    Según mis cálculos, Lily, la última hija de Harry, egresó en el curso anterior a David. Me explico:

    El epílogo nos pone en el año 2017, y Harry le dice a Lily que ella entrará en el 2019. Considerando que en Hogwarts son siete años, se puede sacar esta cuenta:

    2019-2020 = Primer año de Lily
    2020-2021 = Segundo año
    2021-2022 = Tercer año
    2022-2023 = Cuarto año
    2023-2024 = Quinto año
    2024-2025 = Sexto año
    2024-2026 = Séptimo año
    2026-2027 = Primer año de David

    De ese modo, podemos decir que Albus, quien asistiría a Hogwarts por primera vez en el epílogo, había egresado dos años antes que Lily, es decir, en el 2024. Y James, puede haberlo hecho desde el 2023 para atrás, puesto que (por lo que sé) no se aclara su edad.

    Espero haber aclarado las dudas.

  6. Isabella Says:

    Publica yaa!!

  7. Durward Says:

    Isabella:

    Estoy terminando de escribir y retocar el décimo capítulo. Puede que lo tenga ON dentro de una hora, o tal vez mañana (miércoles).

  8. Txelleta Says:

    Me encanta la manera en que has introducido a los Malfoy en la trama.

  9. Durward Says:

    Por lo que veo, me salió justo como quería la parte de los Malfoy :)

  10. candelia Says:

    Como siempre genial, siento ser repetitiva, pero… me encanto como metiste a los Malfoy!

    Veo que Frederich sigue sin acaberle de coger cariño a Ravenclaw… bueno, ya se le pasaran las ganas de ir a Gryffindor con el tiempo… no se puede atormentar por eso toda la vida…

    Pero una cosa, el 7º año de Harry es en 1998, por lo que el epílogo “19 años despues” colocaría el año de ingreso de Albus Severus en 2017, no en el 2019, y si Lily Luna entra dos años despues, será en 2019, por lo que en este fic, Lily Luna cursaría 5º y Albus Severus 7º, si no me fallan los calculos.

    Perdona por meterme en las fechas pero me parecio que deberias saberlo.

    Besos y ánimos!

    Kisses
    Cande

  11. Durward Says:

    Candelia:

    No, creo que estás equivocada. Como vos decís, Albus Severus entra en el 2017. Lily, por ende, entra en el 2019. Vuelvo a poner la tabla que hice antes, pero agregando a Albus y con los meses.
    (Mes) Año- (Mes) Año = curso Lily / curso Albus
    (Septiembre) 2017 – Junio 2018 = — / Primer año
    (Septiembre) 2018 – (Junio) 2019 = — / Segundo año
    (Septiembre) 2019 – (Junio) 2020 = Primer año / Tercer año
    (Septiembre) 2020 – (Junio) 2021 = Segundo año / Cuarto año
    (Septiembre) 2021 – (Junio) 2022 = Tercer año / Quinto año
    (Septiembre) 2022 – (Junio) 2023 = Cuarto año / Sexto año
    (Septiembre) 2023 – (Junio) 2024 = Quinto año / Séptimo año
    (Septiembre) 2024 – (Junio) 2025 = Sexto año / –Egresado–
    (Septiembre) 2024 – (Junio) 2026 = Séptimo año / –Egresado–

    2026-2027 = Primer año de David; Lily y Albus egresados.

    NOTA SOBRE LOS CÁLCULOS: No olvides que en Inglaterra las clases comienzan en septiembre y terminan en junio, por lo que “abarcan” dos años. Por eso, si bien Harry terminó en 1998, otra “tanda” de alumnos ingresó después de él, pero aún en 1998.

    ¡Saludos!

  12. candelia Says:

    es verdad!! que fallo por mi parte, lo siento, no se donde llevaria yo la cabeza… perdona

  13. Durward Says:

    No hay problema, los cálculos son un poco confusos.

  14. Marcia Says:

    Sacando los calculos no hay ningun hijo de Harry T.T

    no hay nietos ? xDD

    rebuena tu historia ^^ segui asi ¡¡¡

  15. Durward Says:

    ¿Nietos?

    ¡Pobre Harry! ¡Tiene sólo 46 años!

  16. Martín Says:

    Yo tenía entendido que Cuidado de Criaturas Mágicas se impartía recién a partir del tercer año, lo mismo que Adivinación, Estudios Muggles y algunas materias más. ¿Cambiaron el programa?

  17. Durward Says:

    Yo creo que lo hicieron, tanto con Criaturas Mágicas y Estudios Muggles.

    Principalmente en las clases de Criaturas Mágicas los alumnos ven animales inofensivos, como los duendecillos. Los Estudios Muggles fueron calificados como obligatorios por Kingsley Shacklebolt en su primer mandato (Su gobierno fue interrumpido durante algunos años, pero fue reelecto), y nadie lo cambió.


  18. Interesante capitulo… pobre David, como lo maltratan… seguire leyendo ;)

  19. horrocrux 7 Says:

    a mi me da la impresion de que david va a ser como un dumbledore

  20. Luis Godric Says:

    hola!
    que buen fic publicas ehhh
    vi tu link en el fic de martin
    de hp y el hacedor de reyes…

    tienes una escritura muy
    digerible y ademas me parece
    muy entretenida
    felicidades

    saludos desde mexico

  21. Durward Says:

    Luis Godric:

    ¡Muchas gracias! Me alegra que te guste la historia.

    ¡Saludos!

  22. karla Says:

    ya va pues era el 2026…
    nomas me faltaban tres años hombre…
    y ahora la niña chikitita se junta con ellos?
    bueno ia en el siguiente capitulo lo veo!
    me encanta la historia asi k me seguire para leer el mayor numero de capis posibles hoy!

  23. el vidente Says:

    cuidado de criaturas no se da hasta tercero?

    P.D. SOY FANATICO DE HP

  24. Durward Says:

    El Vidente: como digo más arriba, el plan de estudio sufrió una modificación por parte de Kingsley Shacklebolt

  25. Ana Potter Says:

    Me encanta este capítulo, y David, Charlie y Silvia parecen Harry, Ron y Hermione.

    Está excelente, matrícula de honor, sigue así!!

  26. marcela Says:

    hola como estan quiero saber de probienen los duendes


  27. […] Ir al capítulo siguiente Posted by Durward Filed in David Harrison y el anuncio del Mago Tags: David Harrison, harrison […]

  28. greensnake Says:

    Apenas empiezo a leer tu fic.
    Te soy sincero? Hasta ahorita siento que nos estas contado nuevamente la historia de HP pero con personajes nuevos, habrá que seguir leyendo a ver si da un giro la historia.

    NOTA: No digo que no me guste, pues toda la saga de HP me encanta y este fic empieza a agradarme.


  29. Народ в таких случаях так говорит – Ах ты, Вавила! Не берись за вилы, не умывши рыла. :)


  30. a este fanfic solo le falta una cosa, ¡originalidad¡¡¡¡
    claro, ya tenemos a David/Harry , esta Charlie/Ron y también esta
    Frederic/Hermione, solo faltaba ¡ Nicholas/Draco¡


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: