Capítulo 12: Audiciones

10 enero, 2008

Durante los días siguientes no ocurrió ningún hecho fuera de lo normal. Una mañana el capitán del equipo de Quidditch de Gryffindor reunió a todos los miembros de esa casa, y anunció que aprovecharía el día estupendo que era para llevar a cabo las audiciones del equipo. No era más que la verdad, hacía tiempo que no había un clima tan agradable.

Silvia intentó explicarles aquel extraño deporte a David, Frederic. Charlie, por parte de su madre, sabía algunas cosas, pero aún estaba intrigado por lo que se unió a la conversación.
Después de varios fracasos, la chica les propuso ver las audiciones. Aún no estaban en edad para poder jugar, pero las audiciones estaban abiertas para cualquier Gryffindor.

Era simplemente impresionante. David estaba estático, con la boca abierta, mientras miraba como las escobas encantadas surcaban el aire. Mientras contemplaba las audiciones, sintió el deseo de jugar. Algo muy extraño en él, ya que jamás se interesó demasiado en los deportes. El rol que más le llamó la atención fue claramente el de buscador, pero el pensó que sería un buen bateador. Los genes Harrison le habían trasmitido su físico y fuerza, a pesar de que el chico no los había utilizado. Sus brazos tenían la potencia suficiente para derribar a cualquiera con la ayuda de aquellas endemoniadas pelotas que golpeaban a los jugadores.

Después de un rato, los otros tres querían irse al castillo. El jefe capitán había acertado en el horario. Grandes nubes de tormenta se acercaban desde el sur, y esto alarmó a los compañeros de David. Sin embargo él quiso quedarse un rato más, quería ver quienes eran los que quedaban en el equipo. Pero después de un tiempo se le hizo imposible, ya que se levantó un fuerte viento. No tardó mucho en caer en la cuenta de que, a excepción de quienes se encontraban en el campo de Quidditch, era el único que no se encontraba dentro del castillo. O al menos eso creía.
Mientras corría hacia adentro, notó un movimiento a su derecha, en los límites del Bosque Prohibido. Otra de sus virtudes era su campo visual, tenía una vista muy penetrante. Se paró en seco y a los pocos segundos vio una persona saliendo de aquel lugar, una persona que él conocía.
― ¡Profesora!
El grito llegó débil a los oídos de Mirtha, ya que el viento lo eclipsó en gran parte. A Mirtha se le heló la sangre. ¿La habían visto? Eso no estaba bien, pero de todas formas se unió a David en su marcha.
― ¿Que hacía ahí?
― Estaba viendo… me enviaron a corroborar que ciertas cosas se mantengan en orden.
― Pensé que ese era trabajo de Hagrid.
― Casi siempre.
A David le pareció que Mirtha intentaba escapar aquella conversación. En efecto, la profesora cambió el sentido de la conversación.
― Dime, ¿qué tal la familia?
Ahora que lo recordaba, su familia había conocido también a Mirtha, en la clínica. Les había parecido una persona muy amable y respetuosa.
― Bastante bien, se llevaron una gran sorpresa al enterarse de este asunto de ser mago.
Estaban caminando con rapidez por la inminente tormenta. El ritmo de la conversación se aceleraba a un paso increíble.
― ¿Que dices? ¡Já! Yo pensaba que al menos uno de tus padres era mago… Es una suerte que no te conociera hasta ese momento, de lo contrario hubiese abierto la boca y sin duda habría sido un error muy grande. Por cierto, ¿tienes idea de quién de tus familiares tenía poderes mágicos?
― Sí, según me dijeron, mi bisabuelo.
― Eso tiene sentido, al parecer sus poderes no se transmitieron de inmediato. ¿Cómo era su nombre?
― Ahora que lo menciona, no lo sabemos. Nadie en mi familia lo sabe. A veces pienso que jamás lo llamaron por su nombre, hizo cosas muy feas con su familia.
― Ah, interesante. Entonces lo llamaremos “señor Harrison”, ¿qué te parece? Ahora que lo mencionas, ¿qué es lo que hizo con su familia?
― El no era Harrison, es un mago por la rama de mi madre. Según lo poco que pude escuchar, cuando se enteró que mi bisabuela estaba embarazada, la envió a vivir a Londres sin dinero. Jamás volvió para reencontrarse con ellos.
Se asustó un poco. La profesora se agachó repentinamente, sosteniéndose con los hombros de David. Lo miraba con una mirada penetrante, como si lo que acababa de decir era lo que quería oír desde hacía años. Lentamente, elaboró una pregunta que tenía preparada desde hacía mucho tiempo, aunque no sabía quien iba a ser su interlocutor.
― ¿Cómo era su apellido?
Atónito por el repentino interés de Mirtha, David respondió, inocente.
― Dawson, el apellido de mi madre.
Los ojos de la directora se desorbitaron. Cuando se dio cuenta de su actitud, intentó actuar normalmente.
― Disculpa, me afectan mucho ese tipo de historias. Ahora, tengo que ir a atender unos asuntos.
La excusa no era la mejor, pero David no pudo dejar de notar la excitación de la profesora. Mientras Mirtha se alejaba, casi al trote, pudo preguntarle algo más que lo tenía intrigado desde que visitó la clínica.
― Profesora, ¿qué es Gemlug?
Aún con sus pulsaciones por el cielo, Mirtha respondió.
― Eso es algo que tendrás que descubrir con tus propios medios. Y espero que no tardes mucho.

David analizaba lo que la profesora había querido decirle. Mientras, Mirtha cruzaba la puerta del castillo. Una araña solitaria que tejía orgullosamente una telaraña fue la única que pudo oír la palabra que salió de su boca.
― Bingo.

Ir al capítulo siguiente

Anuncios

15 Responses to “Capítulo 12: Audiciones”

  1. Enelya Says:

    que bien que actualizas muy rápido, cada vez me atrapa más. Continúala.

    Saludos de tu amiga Enelya

  2. Durward Says:

    De hecho actualicé el mismo día por dos motivos. Primero, el capítulo es muy corto. Segundo, para poder pensar en los siguientes, porque también son muy importantes.

    Por suerte ya pude terminar los dos siguientes, que son más largos que este. Pero no creo que publique el capítulo 13 hasta el sábado o domingo.

    ¡Saludos y gracias por pasar!

  3. Silviallison_potter Says:

    HOLA!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    Me encanta!!!!!!!!!!!! (me parece que ya lo he dicho muchas veces…)

    Era su bisabuelo, no su abuelo, gracias por decirmelo. Si no me lo hubieras dicho hubiera seguido pensando que era su abuelo! jijiji

    Sigue pronto!!!!

    ***S.i.L.***

  4. juan Says:

    Me acabas de enganchar, empece a leer apenas ace una hora, y ya estoi esperando el proximo capitulo ansioso ^^

    Por lo que dijo Dumbledore a Minerva del bisabuelo, creo saber a quien se refiere, pero no estoi seguro…pero creo que no seria bueno que fuese bisnieto de ese mago…o por lo menos por el momento, David no ha salido a quien creo que es…

    (Po cierto, Minerva siempre muestra cierta inseguridad hasta que le aconseja Dumbledore, ya lo hacia en los libros de J.K.R. y creo que es una profesora lo suficientemente sensata para actuar por si misma)

    espero el proximo capitulo, y por lo que veo, no me defraudara ;)

  5. Durward Says:

    Eso de ser sensata, Juan, tenes razón.

    Y es por ese motivo que casi despide a David. Los Malfoy, específicamente Draco, le enviaron una carta. Como mencioné en el capítulo “El Ogro y los Duendecillos” (a través de Silvia Allison), ellos hacen aportes al Ministerio, pero también a Hogwarts.

    Como es obvio, Draco amenazó a McGonagall con retirar los aportes. Siendo sensata como vos decís, pensó en el bien de la escuela.

    Pero Dumbledore, acostumbrado a buscar el bien en las personas, le pide que espere.

    Como te darás cuenta, Draco retiró los aportes y por eso las excursiones para alumnos de cuarto en adelante se suspendieron.

    ¡Saludos!

  6. Marcia Says:

    Holaaa de nuevo yo ^^ excelente sinceramente me fascina , si lo actualizaste muy rapido
    y lo de su bisabuelo me intriga muxo


  7. wow… hace poco me pregunte que era gemlug… espero leerlo pronto!! rara Mirtha…


  8. Pero quien es Mirtha? Porque se muestra tan interesada con la vida de David? uyy seguire leyendo.

  9. Sapey Says:

    exelente capítulo, seguiré leyendo obvio

  10. Luis Godric Says:

    Hola durward creo que este cap. me dio un cierto aire a los gaunt, sera que david es “familiar” de tom ridle????

    wow que historia ehh
    felicidades

  11. Marcelo Says:

    Por aca otra vez… Ese “bingo” me dejo O.O Puede ser que Mirtha sea malvada, y lo quiera tentar…. Mmm… Muy interesante. Tengo que seguir leyendo!!!!!!

  12. karla Says:

    apellido del bisalbuelo-.-
    esta bien… me voy…

    me espera el siguiente

  13. natalia :D Says:

    “― Dawson, el apellido de mi madre.
    Los ojos de la directora se desorbitaron. Cuando se dio cuenta de su actitud, intentó actuar normalmente.”

    eeh no qiero ser sabelotodo o algo asi xD
    pero note q dice directora en vez de profesora :O!
    pero bno solo es un errorcito ;)

    por cierto
    me encanta tu historia :D
    al principio si me medio perdi por todo pero ia despues dije aaaah! esto es esto!
    haha
    sigue asi :D

  14. Ana Potter Says:

    Me imagino cómo será Mirtha. Cara pálida con un largo pelo enmarañado y unos ojos de color azul oscuro.
    Gemlug… raro, sí, muy raro.
    Genial, como siempre, Durward!!!!!!!!


  15. […] Ir al capítulo siguiente Posted by Durward Filed in David Harrison y el anuncio del Mago Tags: David Harrison, harrison […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: