Capítulo 16: Enigma

17 enero, 2008

Después del inesperado desenlace del duelo, los ánimos de Nicholas se calmaron un poco, aunque seguía demostrando antipatía.
La estancia de David en Hogwarts se volvió más tranquila. Los estudiantes asistieron al partido de Quidditch que disputaron Gryffindor y Ravenclaw, cuyo abultado resultado, sumado a una inesperada derrota de Slytherin frente a Hufflepuff, había dejado puntera a la casa de David. Esto fue motivo de celebración y los miembros de aquella casa montaron una fiesta (obviamente no permitida) en la Sala Común.

Los exámenes finalmente pasaron y los alumnos pudieron relajarse aún más. Los días era cada vez más fríos, y casi siempre una gran masa de nubes grisáceas o negras llegaba desde algún punto del horizonte. Las lluvias se hicieron frecuentes, y a medida que Noviembre se transformaba en Diciembre, las gotas se convirtieron en copos. Las fiestas navideñas se acercaban y con ellas muchos estudiantes volverían con sus familias.
A David, la idea de volver no le gustaba nada. No es que no extrañase a su familia, pero durante los meses en que asistió a Hogwarts se percató de que odiaba la vida que llevaba en Londres. Prefirió quedarse en el colegio, cosa que estaba permitida, así que envió otra lechuza.
Cuando recibió la respuesta supo que su idea no le había gustado nada a su familia (especialmente a Evelin), pero finalmente aceptaron (tal vez por el hecho de que los Emisarios no le habían mencionado nada sobre el posible regreso en las vacaciones navideñas). Pero un hecho que David no había considerado era que iba a quedarse prácticamente sólo. Charlie, su mejor amigo, había decidido volver. Claro, el tenía amigos donde vivía, y uno de ellos era Frederic, que también dejaría la institución durante las vacaciones navideñas. Frank viajaría con su padre para conocer especies insólitas de vegetación mágica. Y Silvia había prometido que volvería si Candelia lo hacía.
No tuvo más opción que aprovechar los días que restaban para estar con ellos, y el hecho de ser una época libre de estudio ayudó.
La víspera de Navidad llegó con una rapidez asombrosa, y David se quedó sin la compañía de sus amigos. Situación que fue aprovechada por cierta persona.

La noche después de Navidad, David se encontraba en el Gran Salón. Estaba sentado en uno de los cómodos sillones que había allí, disfrutando del dulce calor que emanaba de la chimenea. Hacía un frío espantoso, y él estaba abrigado hasta los pelos. Afuera, la nieve caía como una gran cortina blanca que impedía ver la vasta extensión de los terrenos del castillo. Hogwarts le parecía un lugar seguro, pero aquella inmensa sala desolada le dio cada vez más miedo. Recordaba historias, películas y todo lo relacionado con escenas de terror. Por eso, cuando escuchó una voz tras él, el corazón le dio un vuelco.
― David, ¿puedo pedirte un favor?
Se dio vuelta rápidamente, y su rostro mostró una palidez polar por un segundo. Al descubrir que era Mirtha, se calmó un poco, e intentó hablar tan ligera y claramente como el frío y el sobresalto se lo permitían.
― Profesora… sí… ¿qué?
― Necesito que lleves este libro a la biblioteca.
― ¿Ahora? ¿No está prohibido entrar?
― No te preocupes, estuve ahí hace unos minutos pero me olvidé de llevar este libro. Dejé la puerta abierta al salir.
A David le pareció que era una idea disparatada, pero aceptó. No tenía nada que hacer, es cierto, pero la biblioteca de noche debía de ser un sitio muy tenebroso. De todas formas, no quería contradecir la palabra de una profesora. Después de escuchar atentamente la ubicación en donde debía dejar el libro se puso de pie, luchando contra sus deseos de permanecer allí, y se internó en los pasillos.

Sus pasos resonaban como cascos de caballos en la piedra. Estaba muerto de miedo, y siempre miraba hacia atrás y hacia los lados. De vez en cuando se cruzó algún fantasma y sus pelos se pusieron de punta, lo mismo que pasaba cuando algún cuadro a sus lados se movía o lo observaba fijamente.
No se sintió más aliviado al entrar a la biblioteca. Estaba oscura, por lo que empleó uno de los encantamientos que había aprendido.
― Lumos.
De la punta de la varita comenzó a emanar luz. No demasiada, pero suficiente para saber hacia donde se dirigía. Mientras escudriñaba los estantes, vio una sombra en el piso, pasando detrás de la suya. Giró, asustado, pero no pudo ver nada. Se quedó ahí, estático, mirando. Seguramente era una mala jugada de su imaginación.
Caminó y caminó, buscando el estante que Mirtha le había indicado. Le pareció que no lo encontraría jamás, pues siguió caminando con cautela por un largo rato. No sabía que la biblioteca era tan grande, en parte porque no había estado muchas veces ahí, en parte porque en las contadas ocasiones en la que había retirado libros, jamás los iba a buscar él.
Finalmente encontró el hueco vacío en el estante señalado, casi al final de la biblioteca (cerca de la pared trasera), y se dispuso a depositar el libro. Pero leyó el título, “El arte de los anagramas”. ¿Qué era un anagrama? No parecía un libro muggle que hubiese interesado a la profesora. David no podía encontrar en su mente el significado de aquella palabra, aunque estaba seguro de haberla oído. Así que abrió el libro e iluminó el contenido con la punta de su varita.

Un anagrama es una palabra o frase que resulta de una nueva disposición de sus letras. Eran utilizados antiguamente para pasar mensajes secretos, o para…

Pero se asustó aún más y dejó de leer. Miró a su alrededor, todo estaba muy oscuro. Y, por si fuera poco, tenía esa extraña e indeseable sensación de que alguien lo estaba observando, clavando los ojos en la nuca cubierta por una gruesa bufanda. Dejó el libro rápidamente y dio media vuelta.
En ese momento, David se llevó el susto más grande hasta ese momento de su vida (luego tendría otros peores). Un fuerte ruido tras él lo hizo trastabillar, y luego girar sobre sí mismo, con los ojos abiertos como platos. Esta vez sí vio algo. Un resplandor de luz blanca iluminó un pequeño punto de un estante que estaba sobre la pared trasera de la biblioteca.
Podría haber corrido con todas sus fuerzas, pero la curiosidad lo invadió. Aquella luz blanca se había desvanecido, pero él tenía una buena vista, y reconoció lo que había en aquel punto iluminado.
Era el símbolo que había visto en la contratapa del Libro de G. G.
Se acercó al estante con los pelos de punta. Tenía mucho miedo, pero aún más intriga. Apuntó con su varita, aún iluminada. Efectivamente, en el lomo de un libro, se encontraba aquel intrigante símbolo. ¡Era un libro tan malgastado, delgado y viejo! Nadie se hubiese interesado en él. David lo agarró con fuerza y lo extrajo.

Ni bien la antigua reliquia salió de su lugar de reposo, David retrocedió pegando un grito aterrador. El estante ya no estaba, se había desvanecido. En su lugar, había pared, una pared de fría piedra. Pero, ahora que lo miraba, había una inscripción en ella. Letras doradas que rezaban un extraño acertijo.

Si quieres conocer los secretos que detrás de mi se esconden,
sólo una cosa puedo revelarte.
Soy inmune a la magia más poderosa,
pero cedo ante un muggle trastornado,
si de voluntad está dotado.

Sin sentido, sin gracia. Aquella ridícula inscripción sólo consiguió que una simple frase saliera de la boca de David.
― Que estúpido.
Se acercó nuevamente a la pared, intentando encontrar el lugar exacto de donde había extraído el libro, para ver si el estante aparecía nuevamente. En realidad no hizo falta, cuando estuvo cerca de la pared, el libro salió despedido y se depositó en su lugar, y el estante se hizo visible.
Después de eso, salió de la biblioteca y se fue a dormir, contento por haber hecho lo que Mirtha quería. O no.

Aquella noche David tuvo sueños muy intranquilos, cuando menos extraños. Había una caja, una pequeña caja de madera. No hacía nada, no se abría ni se movía. Pero luego notó que lo llamaba a él. No decía su nombre, pero sabía que lo estaba llamando a él. La caja desapareció de súbito y pudo ver a un hombre de cabellos rubios, muerto. Estaba como suspendido en el aire, pero indudablemente muerto. De pronto, abrió sus ojos y los clavó en el chico. También lo estaba llamando, David no sabía como, pues tampoco lo llamaba por su nombre.
Cuando abrió los ojos, bendijo ese preciso segundo y agradeció que todo haya sido un sueño.

Por fin llegó el día del retorno de los alumnos al colegio, y David se reencontró con sus amigos. Hablaban con ganas sobre lo que les había pasado en estos pocos días, pero todos se sintieron atraídos por la historia de David.
Su relato llegaba al punto máximo (en cuanto a la intriga de los demás) en el momento en que retiraba el libro del estante, estante que ya no estaría allí. El sueño también lo contó, pero nadie le puso mucho interés. Después de todo, cualquiera de ellos había tenido pesadillas alguna vez.
Al igual que él, no pudieron encontrarle significado a aquel ¿acertijo? Así que decidieron dejarlo de lado. Pero David no se olvidaría de aquel símbolo fácilmente. Y aquella pesadilla le carcomió la mente durante mucho tiempo.

Ir al capítulo siguiente

Anuncios

25 Responses to “Capítulo 16: Enigma”

  1. Candelia Says:

    Tengo los pelos de punta!! madre mia! cada dia esta historia me tiene mas sorprendida e intrigada!!!! que significara aquel simbolo? quien sera el chico rubio? que pretende Mirtha? quien fue su bisabuelo? y puedo seguir haciendo preguntas!! me encanta! sigue asi, y responde a alguna de las preguntas en el proximo cap, o si no acabare sin dedos! ( es que ya no me quedan uñas de la emocion, asi que pronto echare mano del dedo )

    Besos y ánimos!!
    Kisses
    Candela

  2. juan Says:

    Durante la estancia en la biblioteca, un poco asustadizo, no??

    Muy bueno el capitulo, vas soltando pistas poco a poco, ya me tarda que se empiecen a resolver todos los “acertijos” ^^(weno,o no, que eso significaría que empezaría el principio del fin de la hsitoria)

  3. Durward Says:

    Para los dos:

    Gracias por pasar. ¡Los acertijos NO se van a resolver todos en este “libro”! O tal vez sí, quien sabe…

  4. Silviallison_potter Says:

    HOLA!!!!!!!!!!!

    Gracias por avisarme!!!!

    Me encanta!!! Que pasara con la estanteria magica y con el libro que vuela solo????? Que pasa con Mirtha??? Por que hay un acertijo tan raro???

    NECESITO SABERLO YAAAA!!!!

    Continua pronto plis!!!!

    ***S.i.L.***

  5. Isabella Says:

    Que buena te esta quedando la historia!!

  6. Fede Says:

    Una aclaracion Durward.Recuerda q es un grifindor y por lo tanto debe ser valiente

  7. Txelleta Says:

    ¡Qué bueno lo del libro! ¿Y qué sabrá Mirtha que está ayudando siempre a David a descubrir de dónde viene? ahh!! Y ese chico rubio? Mis hipótesis cada vez son más descalabradas. Además, no quiero pensar más… quiero saber quién narices es!!!

  8. Marcia Says:

    waaaxx mi mente esta llena de preguntas T.T responde algunas que quiere mirtha ? que relacion tine mirtha con el bisabuelo ? waaxx tengo milesss el chico rubio quien essss ???????

    waaaaxxx porfass responde algunas preguntas pronto que me he quedado reintrigada T.T

  9. Durward Says:

    Gracias a todos por pasar.

    Fede: y lo es, pero ante esa situación yo creo que cualquiera se sobresaltaría. ¡Y no te olvides de Neville!

  10. Fede Says:

    Si es verdad. Neville termino siendo muy valiente. Otro consejo y espero q no lo tomes a mal. Trata de salirte un poco de la trama del libro porq eso lo hace muy parecido al principe mestizo.

  11. Durward Says:

    Fede: el libro de G. G. no tiene ninguna relación con el libro del Principe Mestizo.

    Es verdad que después de imaginarme como sería me recordó al sexto libro de la serie de Harry Potter, pero no fue una idea copiada.

  12. jose Says:

    mm. me sorprende q muchos no sepan de que simbolo se trata, ni kien es el bisabuelo..
    cambiando de tema.. son varios libros? interesante…
    en cuantos estas pensando?

  13. Durward Says:

    No lo sé, lo suficiente como para terminar la historia pero sin dejar ningún cabo suelto.


  14. :o No entendi muy bien lo del destello, y el simbolo ni lo del estante desaparecido… jaja muy rapido… :P pero demasiado bueno el capitulo… espero que sigas! bno, ya seguiste, asi que yo sigo :P


  15. Yo tampoco entendu mucho esa parte, pero supongo que sera muy importante para el resto de los capitulo y el final, no?

  16. Sapey Says:

    Tampoco entendí tanto esa parte del estante desaparecido, pero sin embargo el capítulo me deja muy intrigado

  17. Durward Says:

    Cuando David retira el libro que tenía en el lomo el mismo símbolo que hay en la contratapa del Libro de G. G., el estante en que se encuentra el libro que está retirando desaparece, dejando ver ese enigma.

  18. Marcelo Says:

    Yo si se cual es ese simbolo. ¿No es obvio? (Un simbolo que le interesa a G. G, seguramente ;) )

  19. Char S. Says:

    Para mí El libro de G.G. es el libro de Gellert Grindenwald. Y “Gemlug” es un anagrama de “Muggle”. Contestame por lo menos al mail, jaja chau.

  20. Char S. Says:

    Ah cierto! Yo también creo saber cual es el símbolo, y lo digo total es suposición: creo que es el símbolo de las reliquias de la muerte.

  21. karla Says:

    no es mirtha un tipo pariente suya o algo asi, digo, puede ser eso o k kiera k averigue algo para ella o llevarlo ha hacer algo k le sake del camino…
    ay sabe, mejor me voy por que kiero terminar de leer hoy, es tan genial k todavia no necesito separar los ojos de la pantalla

  22. Hufflepuff Says:

    muy interesante… ¡gano Hufflepuff! http://luccasc.wordpress.com/


  23. […] Ir al capítulo siguiente Posted by Durward Filed in David Harrison y el anuncio del Mago Tags: David Harrison, harrison […]

  24. Voldemort 2. Says:

    Indudablemente una historia muy buena. Tengo tiempo leyendola. De verdad te felicito. Muy pero muy buena…Voy a seguir leyendola.
    PD: Mejor que la de Martin, sin lugar a dudas.

  25. Hermy_Belladora Says:

    Hola!!
    El libro de G.G es de Grindelwald, de eso no tengo dudas. El simbolo es, seguramente, el de las reliquias de la muerte. Estoy en lo correcto?
    Y en cuanto a Gemlug, tengo mis dudas. Podría ser un anagramaa de Muggle, pero le falta una “G”. Durward, con respecto a Gemlug, tengo una pregunta: Se responde en este libro qué o quién es Gemlug?
    Bueno, desde ya, termine como termine tu fic, me fascina. Es genial , asombroso, y lo que yo creo, la cualidad más importante, es creíble, ya que muchos fanfics de Harry suelen ser ridículos e imposobles, pero el tuyo me encanta!!
    Muchos saludos.
    Seguiré leyendo en cuanto pueda.
    Maite


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: