Capítulo 12: Conociendo el pasado

28 mayo, 2008

― ¿Cómo que quiso matarlo? -preguntó Silvia, atónita-. ¿Por qué motivo?
Frank y Charlie sostenían a David por los brazos, pues éste no parecía dispuesto a sostenerse en pie por voluntad propia. Pasaron unos segundos antes de que pudiera recuperar la compostura. Puso una mano en su pecho y, con su respiración agitada como decoración, se dispuso a hablar.

― No lo sé -respondió-. Adelbert estaba haciendo magia sin varita en el patio de su…
― ¡¿Sin varita?! -inquirió Frank.
― Increíble -concedió Charlie.
― ¡Déjenlo que continúe! -los reprochó Silvia.
― Estaba haciendo magia en el patio de su casa -repitió David-, cuando Grindelwald simplemente ingresó y se acercó a él… Dijo algo en alemán y tomó su varita, mientras Adelbert gritaba como loco. Sólo pude ver eso.
Los cuatro amigos permanecieron en silencio, pensando en aquella situación. Sin dudas Silvia era la más desconcertada; había adoptado una manifiesta postura de inquietud.
― Eso -dijo-, no quiere decir que haya querido matarlo.
― Silvia, ¿por qué aparecería mi bisabuelo en el patio de una familia y se dirigiría a un simple niño?
― No lo sé, pero nada indica que haya querido matarlo.
― ¿Y qué hay del miedo de Adelbert? -preguntó Charlie-. David dice que parecía asustado.
― ¿Asustado? ¡Estaba horrorizado! -confirmó David.
― ¡Eso no quiere decir nada! Mira, puede ser que Grindelwald haya entrado al jardín de la casa de Adelbert porque vio a un niño haciendo magia sin varita… y eso supone un gran poder, incluso en un mago adulto. Seguramente habrá querido convencerlo de unirse a él y…
― ¿Crees que Grindelwald, uno de los magos más poderosos de la historia, estaría interesado en reclutar a un niño? -preguntó Frank con sorna.
― No, supongo que no… -respondió Silvia, reconociendo que había supuesto una situación bastante improbable. Pero algo le decía que no estaba muy alejada de la verdad.
― Además, Adelbert debe haber reconocido a Grindelwald -dijo David-. Ese grito era de un terror profundo, puedo asegurarlo.
― Entonces… ¿cómo explicas que Adelbert aún esté vivo? Un niño de diez años no podría salir victorioso frente a un mago como Grindelwald, por más habilidad que pueda haber desarrollado a una edad tan temprana.
― Supongo que Adelbert es un tipo con suerte -dijo Frank.
― Bien, de todas formas, es tiempo de ir a clase de Transformaciones… David, más tarde me gustaría hablar contigo.
― ¿Por qué no ahora? -inquirió David.
Silvia miró de reojo a Frank y Charlie, que seguían discutiendo sobre el encontronazo entre Adelbert y Grindelwald.
― Creo que será mejor que sea en privado.
David se tensó un poco. Jamás una chica le había pedido hablar en privado, y eso lo ponía nervioso.
― Es sobre tu bisabuelo -se atajó Silvia, aparentemente notando la sospecha de David.
― No hay problema -dijo David. Con disimulo, llevó la mano derecha a su bolsillo. No había de qué preocuparse; la moneda estaba fría.

― Estoy seguro de que mi gusano estaba encantado -se quejaba Charlie, mientras Frederic se unía al grupo, que caminaba hacia los terrenos de Hogwarts.
― Sería más fácil que te mentalizaras en hacerlo mejor -lo reprochó Silvia.
― ¿Qué sucede? -preguntó Frederic.
― Charlie no consiguió que su gusano se convirtiera en un ciempiés -dijo David-. Aunque no fue el único. Yo tampoco pude.
― ¿Lo ven? -dijo Charlie, moviendo su cabeza-. ¡Yo y David nos sentamos casi en el mismo lugar! ¡Qué coincidencia que ninguno haya podido hacerlo! ¡Los gusanos estaban encantados!
― No estaban encantados, Charlie -lo desanimó David-. Yo ni siquiera estaba concentrado. No puedo dejar de pensar en lo que vi en los recuerdos de Adelbert.
― ¿Lo que viste en dónde? -inquirió Frederic, extrañado.
David narró, nuevamente, la breve historia del Pensadero de Adelbert.
― ¿Qué piensas? -preguntó Charlie, cuando David terminó el relato.
― Humm… no creo que Grindelwald haya querido matarlo, porque si no, Adelbert no estaría aquí -respondió Frederic.
― ¡Lo ven! ¡Yo también pienso lo mismo! -exclamó Silvia.
― ¡Pero no hay prueba de eso! -protestó Charlie-. ¿Por qué Adelbert se pone tan nervioso al hablar de Grindelwald?
― No lo sé… -titubeó Frederic-. Pero piensen un poco. Si es cierto que Skeeter consiguió una foto en donde se lo ve junto a Grindelwald… Creo que más bien quería reclutarlo, y lo logró. ¿Magia sin varita a esa edad? Es algo admirable.
― Supongo que sí -dijo David.
― Entonces, Adelbert sí estuvo del lado de Grindelwald -dijo Charlie, cambiando su punto de vista.
― Puede que sí, puede que no -matizó Silvia.
― ¿Ahora dices que Adelbert actuó junto a Grindelwald pero que no lo apoyaba?
― No hay que descartar esa posibilidad. Algún día lo sabremos.
― Me pregunto si algún día coincidirán en algo -dijo David con una sonrisa.

Como el frío castigaba sin piedad, y la cena había sido abundante, el grueso de los estudiantes se retiró a la sala común y a los dormitorios de sus respectivas casas. En el Gran Salón sólo quedaron algunas parejas de alumnos mayores, que se ubicaron en los sillones que se habían materializado. Otros estudiantes, más pequeños, prefirieron sentarse a conversar… y, de paso, espiar un poco.
Allí se encontraban Silvia y David. Se alejaron del resto de los presentes tanto como pudieron, aunque que no impedía que algunos alumnos los observasen en actitud sospechosa.
― Supongo que pensarán que somos novios -dijo Silvia, sonrojándose levemente.
― No tienen por qué hacerlo -se tranquilizó David, también incómodo-. ¿Qué querías decirme?
David observó que Silvia se había tomado la molestia de extraer varios libros de la biblioteca. Los observó durante un momento, mientras Silvia tomaba uno de ellos y se preparaba para hablar. También había una pluma y un tintero.
― Creo que es hora de conocer un poco más sobre tu bisabuelo.
― ¿Para qué? No quiero hablar mucho de él. No quiero llamarlo mi bisabuelo.
― Hoy lo hiciste -replicó Silvia-, en repetidas ocasiones. Creo que estás interesado, pero te niegas a conocerlo o sentirte identificado con él sólo porque todos dicen que fue un asesino en serie.
― ¿Acaso no lo fue? -inquirió David. No parecía hacerle mucha gracia aquella conversación.
― No digo que no -suspiró Silvia-. Pero sería conveniente que sepas por qué lo hizo.
― ¿Hay un motivo que lo justifique? ¿Existe acaso alguna razón para comprender lo que hizo?
― ¿Y qué hizo? -le espetó Silvia.
― ¡Asesinó a cientos de personas!
― ¿Y cómo lo sabes?
― ¡Todos lo dicen!
― Exacto. Todos lo dicen. Pero, ¿todos quienes? Aquellos que, como tú, se limitan a escuchar lo que dice la mayoría de las personas. Cuando no necesariamente debe ser verdad.
― ¿Ah, no? Dame un ejemplo de una persona que haya tenido razón entre millones de personas equivocadas.
― Cristóbal Colón -respondió Silvia, sin dudar.
― Eso es un caso aparte -se quejó David, sin aceptar que su amiga tenía razón.
― Escucha, intentemos investigar un poco. Sólo por esta noche. Escucha, lo último que quiero es justificar a Grindelwald. Creo que fue una de las peores cosas que le pasó a la historia de la magia. Sólo quiero saber algo sobre él, y estoy segura que tú también lo quieres.
― Sólo una noche -repitió David.
Acto seguido, Silvia tomó el primero de los libros de la gran pila.
― Éste es un libro sobre los magos oscuros del siglo pasado. No es tan nuevo, pero supongo que podremos encontrar los datos más superficiales.
Silvia abrió el libro y fue pasando su dedo índice por las distintas páginas, buscando el bendito capítulo que hablara sobre Gellert Grindelwald. Mientras tanto, David contemplaba la escena; la luz intermitente de las velas que bordeaban la mesa provocaba un ligero hipnotismo, y las llamas danzantes de la chimenea parecían invitar a quien las contemplara a someterse a un profundo y tranquilo sueño. Sin embargo, Silvia se había tomado el trabajo de buscar información. Él no se lo había pedido, es cierto. Pero no podía despreciar la actitud de su amiga.
― Creo que debemos empezar por el principio, como bien dicen -observó Silvia-. Creo que sería mejor tomar notas mientras leemos.
Silvia hizo un rápido movimiento con su varita, e inmediatamente la pluma que se encontraba junto al tintero se abasteció de tinta y se elevó, colocándose sobre el papiro que Silvia acababa de hacer aparecer.
― Aquí habla de sus primeros años. Puede ser interesante para comprender su comportamiento en la edad adulta. Escucha:
Gellert Grindelwald nació en el año 1883, en un pequeño pueblo alemán llamado Querfurt, y fue criado en ese mismo lu
― ¿Querfurt? -interrumpió David, con aires de sorpresa- ¿No es ese el pueblo en que ocurrió la matanza de muggles del otro día?
― Exacto.
― Deberíamos apuntar eso -sugirió David.
― Ya lo hicimos -respondió Silvia.
David no se había percatado de que la pluma que Silvia había encantado escribía todo lo que ella leía, lo que era una gran ayuda para tomar notas.
Y fue criado en ese mismo lugar -continuó Silvia-. En Querfurt el grueso de los habitantes son muggles, por lo que los Grindelwald podrían ser la primera (y quizá última) familia mágica que habitó el lugar.
― Interesante.
― No del todo. Lo único que se habla aquí son datos del lugar. Veamos si hay algo de su educación… a ver… sí, aquí está.
A sus once años, Grindelwald comienza a asistir al Instituto Durmstrang, donde recibe su educación mágica. Profesores de esa época han revelado que el pequeño Gellert intentaba superarse a sí mismo constantemente, sin conformarse con logros que, para otros chicos, hubiesen sido motivo de un gran orgullo.
Aunque esto hubiese sido bueno en una persona normal, terminó siendo la posible causa de su inestabilidad moral. Muchos compañeros de curso de Grindelwald aseguran que él tenía un deseo muy especial por conocer el verdadero poder de las artes oscuras, pues consideraba que, para realizarse íntegramente como mago, se debía tener la capacidad de utilizar magia negra.
Ésto no fue visto de buena manera por los directivos de Durmstrang. Si bien en esa institución las artes oscuras son motivo de estudio, la obsesión de Grindelwald parecía ser peligrosa. Todo esto derivó en un importante hito en la vida de Grindelwald: fue expulsado de Durmstrang, y ese hecho, según asegura mucha gente, lo hizo sentirse excluido de la sociedad, aumentando aún más sus ansias de poder.
― No sabía todo eso -reconoció David.
― Yo tampoco. ¿Ves? Tu bisabuelo no hizo lo que hizo por capricho, sino porque desde pequeño se instruyó en las artes oscuras, y es posible que sentirse excluido y solo lo haya afectado emocionalmente… para siempre.
― Fue su decisión, de todas formas, la de tomar ese camino -replicó David.
― Lo sé, David, lo sé. Sigamos un poco más antes de ir a dormir.
Sin embargo, su deseo no hubiese sido suficiente. Como aseguraron profesores de Grindelwald, él tenía un gran poder mágico, siendo capaz de hacer cosas que eran muy avanzadas para su edad. Se destaca el hecho de haber sido visto haciendo magia sin varita con tan solo dieciséis años.
― ¿Dieciséis años? Adelbert no tenía más de doce en el Pensadero, estoy seguro -dijo David.
― Sé que es increíble. Y por eso creo que Grindelwald se interesó en él. Imagínate, algo que fue increíblemente avanzado para Grindelwald estaba siendo logrado por un niño que tal vez en su vida hubiera recibido educación mágica.
― Puede ser.
― Bueno, creo que es bastante por hoy. No voy a devolver estos libros; podemos sacarles mucho más jugo.
― Así es, esto es solo el comienzo. Mañana podemos seguir.
Una pícara sonrisa se dibujó en los labios de Silvia.
― ¿Entonces quieres seguir, eh? Te lo dije.
Y dicho esto, se dirigieron a la sala común de Gryffindor. Allí se despidieron, casi sin darse cuenta, con un beso en la mejilla, antes de ir cada uno hacia su dormitorio.

― Corramos, me muero de hambre -apremiaba Charlie, mientras cruzaba, codo a codo con David, el retrato de la Dama Gorda. ¿Destino? el Gran Salón, donde hacía ya un rato largo se estaba llevando a cabo el desayuno.
― Espero que lleguemos a tiempo. Me pregunto por qué Frank no nos despertó.
― Creo que sí lo hizo -se sinceró Charlie-, pero yo tenía demasiado sueño, y le dije que dejara de molestar.
― Idiota.
― ¡No es mi culpa! Era demasiado temprano aún… no sé por qué Frank se habría despertado a esa hora.
― Quizás nos estemos olvidando de algo.
― No me parece.
Si bien muchos alumnos ya habían ingerido la primera comida del día, aún quedaban algunos que, como David y Charlie, se habían quedado dormidos. Gran parte de la comida había sido consumida, pero lo que había era suficiente para calmar el estómago. Algo les resultó extraño: la mesa de Gryffindor estaba completamente vacía.
― ¿Podrías pasarme el jugo de calabazas, por favor? -dijo alguien cerca de Charlie.
― No molestes, David -respondió éste. Estaba poniendo toda su concentración en la edición matutina de El Profeta.
― ¿Gué?
Charlie alzó la vista y vio que David había metido en su boca tanta comida como había podido, y no parecía para nada interesado en hablar.
― ¿Me pasas el jugo de calabazas, por favor?
David y Charlie buscaron la fuente de aquella voz.
― ¡Egbert!
― Hola, chicos. El jugo se terminó en nuestra mesa -señaló la ubicación de la mesa de Slytherin-. Yo ya terminé de desayunar, pero mis compañeros me pidieron -pronunció esa palabra con ironía- que venga a pedir el jugo de calabazas, porque soy el que tiene mejor relación con ustedes.
― No hay problema, llévalo.
― Gracias -dijo Egbert-. Por cierto, ¿no van a presentarse en las audiciones?
― ¿Gué auguizione? -preguntó Charlie, con la boca llena.
― ¡Las de Quidditch! Hoy son las audiciones del equipo de Gryffindor -contestó Egbert-. ¡Buena suerte! -gritó, cuando sus dos amigos de Gryffindor, dejando de pensar en la comida, se levantaron y se dirigieron hacia el exterior a toda velocidad.

― ¿Qué noticia tan importante salió en el diario? -preguntó David, con curiosidad, cuando estaban por ingresar al campo de Quidditch.
― ¿Por qué lo preguntas? -inquirió Charlie.
― No es muy común verte con un diario en manos.
― Muy gracioso. Déjame ver… Ah, sí, ya recordé. Era un artículo de Rita Skeeter sobre Adelbert.

Ir al capítulo siguiente

Anuncios

31 Responses to “Capítulo 12: Conociendo el pasado”

  1. Cristinne Potter Says:

    Muy buen capítulo. La información que hay sobre Grindelwald es muy original. Entonces él tal vez quiso utilizar el poder de Adelbert para algo en ocasiones repetidas. Pero es solo una suposición.
    Y tengo otra con respecto a Silvia y David, pero creo que aún es muy temprano para decir nada. Mientras tanto voy a esperar.
    Siguelo pronto, Durward. Quiero felicitarte por el gran trabajo que haces siempre en cada capítulo.
    Saludos,
    Cristinne

  2. Cristinne Potter Says:

    Otra cosa… qué habrá dicho Rita Skeeter sobre Adelbert? Tengo mucha curiosidad por saberlo. Lo único que puedo anticipar es que no será nada AGRADABLE. Ya veremos.

  3. karOo black... Says:

    adalbert me provoca demasiada curiosidad…segun todos era parte del bando de grindelwald y no se siento qe le tiene un cariño especial, por como trata a david…o igual es una trampaa hay no see jaja..
    buen capp!!…saaludoss =)

  4. Mary S. Says:

    Me encanto el capitulo!!! tiene mucha informacion y estuvo muy interesante.
    Ya no se que pensar, si van a terminar juntos la pareja Sylvia/David o Sylvia/Charlie…
    Y ya quiero saber que escribió Rita Skeeter sobre Adelbert, lo mas seguro es que sea muy interesante y nada bueno para Adelbert…

    Saludos!!!

  5. Syriana Says:

    muy buen capitulo, me gusta como escribes…

    saludos desde venezuela

  6. Mary Clearwather Says:

    Me encantó tu capítulo, ha estado increible, es de lo mejor que leo por la red, dejando aparte algún que otro fic.

    Sigue así, lo has dejado muy interesante.

  7. Martyginny Says:

    NOOOOOOOO!!!! la cosa era Xarly-Syvia, no David-Sylvia!!!!! me daban muxos recuerdos a Ron y hermy… ke x certo, ya s ora d ke welvas a sacar l tema d lo ke sea ke paso cn ellos, yo creo ke se separaron…NOOOO WAwawaw!!!
    N fin, mu weno l cap, cn muxos datos y cosas nteresantes
    PD: Asias x averme defndido n ese “asuntillo pelotudo”

  8. Durward Says:

    ¡Muchísimas gracias a todos!

    Mary S. y Martyginny:

    No crean que por este capítulo se va a formar una pareja

  9. Martyginny Says:

    Ya, pero s como imaginar ke n segundo arry besase a ermy n la mejilla… probablemente paso, pro aora se komo acabo todo, me resulta raro. hummm, creo ke acabo de acunar una idea para un one shot…

  10. Marcelo Says:

    Yo opino como Martyginny acá arriba, pero un David Silvia no me molestaria en lo absoluto, como no me hubiera molestado (me hubiera encantado) un Hermione/Harry (y Ron/Luna). Pero todavía no está claro eso, y yo quiero seguir con esto de Mauer…

    Muy buen capítulo, y que bueno que ya haya una constancia (los jueves) =D

    Saludos!

  11. Martyginny Says:

    YUju! un aliadao!!! REVULOCION!!! weno lo cierto s ke s + bien el contrario pero… d =! Marcelo, seamos amigos!llalalalal (si se me va la pnza, lo se)

  12. Candelia Says:

    WOW
    Creo que es uno de los mejores capítulos que he leído!!! ( es que me encanta cuando hablan de historia del mundo magico, por algo la Cámara Secreta es mi libro favorto )
    Sigue así!
    Esperando siguiente entrega!!

  13. horcrux 7 Says:

    Excelente, siempre ordenado, todo en su lugar.

  14. adrianaam Says:

    buenisimooo el capituloo!
    que habraa escrito ritaaa!

    wowww que bueno que ya tienes una fecha para publicar!

    saludoss

  15. fernanda Says:

    me encanta el capitulo sigue asi eres muy bueno

  16. Martín L. Says:

    Me gustó mucho el capítulo. Y sí, la cosa pintaba para el comienzo de una relación entre David y Silvia, pero ahora que lo desmentiste no voy a especular con eso.
    Saludos!

  17. leimer ravenc Says:

    que bueno volviste y con una gran inspiracion sigue asi

  18. Nilo Says:

    Hace mucho que no me paso!, ^^ Cada dia vas mejor, me intriga mucho la historia de grindelwald

  19. vane Says:

    es el mejor capitulo!!!!! esta muy buena y estaria buena esa relaion de david y silvia jajajaj bueno esperare otro capitulo!!!

  20. karla Says:

    esta silvia es de lo peor!…jajaja
    nada bueno puede salir de la boca de rita skeeter pero eso no kiere decir que sea todo mentira, asi que habra que esperar a ver que es lo que saca…
    en cuanto a la extraa relacion de adalbert y grindewald hay demasaido que especular como para escribirlo…
    se van a presentar todos a las audiciones?… se me hace que kedaria mejor de golpeador o guardian david, por la constitucion…
    ai nos vemos

  21. karla Says:

    o cielos!!!… ia se acabo i no me di cuenta!!!..
    esta bien tendre k esperar… creo k son los jueves o me lo imagine… sabe buscare mejor…
    ai nos vemos, es demasiado genial!

  22. lilly potter Says:

    hola!! :D
    q mas puedo decir, solo el repetir lo q los demas han dicho…,muy buen capitulo!!:-) y q espero la continuacion de esta increible historia ;-)
    saludos!!

  23. Martyginny Says:

    Vane , tu no tenias un fic d miel cn sabor a sal???????

  24. horcrux 7 Says:

    Durward eres hincha del river???

  25. Durward Says:

    horcrux7: Ni hablar :) ¡Del más grande!

    ¿Por qué preguntas?

  26. horcrux 7 Says:

    No es que me llamo la atención ver el escudo en tu avatar.


  27. Estuvo muy bueno el cap!! Sorry por no pasarme hace tiempos, pues si te has `pasado x Lorcan Lovegood te habras dado cuenta de que hace tiempos no posteo (aunque hoy postee un cap!!)pasate al fic!!, y ya me estoy poniendo al dia!! Muy buen cap… muero x saber del articulo de Rita acerca de Adelbert… y lo de David y Silvia… parece la relacion de Hermy y Harry… solo amigos… jaja


  28. […] Ir al capítulo siguiente Posted by Durward Filed in David Harrison y el aprendiz de magia […]

  29. Victoire Weasley Says:

    Ta bueno. Sigo teniendo esas dudas que me estan matando los nervios, no puedo dejar de leer!!!!:P

  30. Danielle Says:

    Hola! tu historia es muy buena me gusta escribes muy al estilo JKR pero con tu sello personal, una preguntota porque yo apenas empece a leer la historia y ya casi termino, vas a continuar o ya no? ojala me respondas y si la continues, un gran saludo desde mexico.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: