Realmente, no puedo creerlo. Esta historia es de Martyginny, y como la ocasión lo amerita, me pongo de pie (y si tuviera un sombrero, me lo sacaría y haría una reverencia). Hacia mucho que no me reía tanto con una historia, y la verdad es que hay que reconocerlo: tienes talento. No solamente sabes llevar la historia con fluidez y una muy buena descripción, sino que también logras que el lector no pueda dejar de leer la historia ni siquiera para ir al baño; y a eso hay que sumarle el excelente manejo del lenguaje. Y el final es soberbio, no puedo creerlo, ¡quién diría que sin Filch no habría historia! Pero bueno, no quiero adelantarles nada, porque esta historia merece ser leída de principio a fin. Felicidades Martyginny; me gustaría que te pusieras en contacto con migo por MSN. Por cierto, tuve que agregar alguna que otra palabrita que se te olvidó poner (suele pasar, de hecho a todos nos pasa), pero fuera de eso, traté de no tocar nada a la historia.

Basta de palabrerío: aquí va la historia de Martyginny. En un lado del ring, Dolores Umbridge. Al otro lado, Irma Pince. ¡Que empiece la batalla! (Click en “Read the rest of this entry”)

Leer el resto de esta entrada »

Oneshot: Los Merodeadores

25 febrero, 2008

¡Hola! Para variar, y como sé que a mucha gente le gusta leer historias de los merodeadores, les traigo este pequeño oneshot que acabo de escribir. No es muy largo, novecientas y tantas palabras, pero espero que les guste. No creo que haya secuelas mientras siga con la historia de David. Ojalá les guste.

James Potter despertó cuando un molesto haz de luz solar penetró por la ventana de la torre de Gryffindor. Despegó sus ojos con cierta dificultad y escudriñó la escena. Estar volcado hacia su derecha le permitió ver el cuerpo tendido de su mejor amigo, Sirius, o al menos eso parecía, ya que no llevaba puesto los anteojos. Unos potentes ronquidos, similares al gruñir de un lobo, indicaban que Remus también estaba sumergido en el mundo de los sueños. Y el hecho de que nadie se hubiese abalanzado sobre él indicaba que Peter estaba durmiendo.
Se colocó las gafas instintivamente y así pudo eliminar la molesta borrosidad que producían sus ojos. Comprobó sus suposiciones, se sentó en la cama y se vistió.
Ni bien se colocó la túnica, los ronquidos cesaron. Remus Lupin se incorporó y Sirius Black, como si sus cuerpos estuviesen conectados, hizo lo mismo cinco segundos después. Se restregó los ojos y protestó.

Leer el resto de esta entrada »

La señora Potter

18 enero, 2008

NOTA: Esto no es un capítulo de David Harrison, es un One-Shot que responde a un concurso de fanfics de BlogHogwarts. Trata de escribir una historia sobre una Ginny Weasley diferente a la que conocemos, una Ginny mala y traidora.

 

La señora Potter era las mujer más conocida, visitada y envidiada dentro de la pequeña comunidad del Valle de Godric. No hacía mucho que ella y su familia se habían instalado en aquel lugar, pero las amistades no tardaron en llegar. Seguramente, por el hecho de que su marido era uno de los magos mayormente reconocidos en el mundo entero, sino el más. Y eso había sido infinitamente aprovechado por ella.
Los Potter no eran una familia a la que, digamos, le faltaban galeones. Pero últimamente Harry, el esposo de la señora Potter, había decidido donar la mitad de los ingresos (que eran una verdadera fortuna) a distintas instituciones de magos (y, a veces, hasta muggles) como San Mungo. Haciéndole entender a su marido que él ya tenía mucho trabajo como para repartir el dinero, le dijo que ella se encargaría de eso. Jamás lo hacía.
Ese día, como en incontables tardes, la señora Potter estaba sentada fuera de su casa, en un cómodo banco de jardín. Quienes pasaban por allí, decían que su mirada se perdía. Y no era mentira, puesto que se sumergía en un mar de pensamientos y recuerdos, y nadaba como un pequeños pez, un pequeño pez que parecía inofensivo, un pequeño pez con colmillos. Leer el resto de esta entrada »

El Pequeño Tom

24 diciembre, 2007

La noche había caído hacía rato sobre el triste orfanato. Dentro, todos los niños se habían retirado a sus habitaciones y la directora del lugar se encontraba en su pequeña oficina, analizando una solicitud para alojar otro huérfano. Había una sola vacante en ese momento, pero la directora tenía miedo. Tom Sorvolo Ryddle era el único chico que no compartía habitación, y no por decisión de él, sino porque aquel pequeño niño de diez años -cuyo padre había abandonado a su madre al enterarse de que estaba embarazada, y para empeorar las cosas, ella había muerto en el parto- provocaba pánico entre los demás alojados. No se sabía muy bien el motivo de ello, y la directora sospechaba que era por miedo a lo que podría llegar a ocurrirles si delataban al pequeño Tom. Así, finalmente la directora dibujó un claro “RECHAZADO” en el papel, y se sintió tranquila, ignorando lo que pasaba justo en ese momento.

Leer el resto de esta entrada »

El tesoro de Longbottom

21 diciembre, 2007

Espero que les guste este One-Shot. No recomiendo su lectura a los que no hayan leído el séptimo libro de la saga. Es un poco largo, pero lo resumí lo más que pude. Incluso dejé unos detalles en el baúl.

Neville Longbottom era el profesor de Herbología, y jefe de la casa de Gryffindor. Esto último era considerado, entre los profesores del colegio Hogwarts de Magia y Hechicería, uno de los mayores honores, por los magos y brujas que habían pasado por esa casa o que habían sido jefes de la misma. Por ello, Neville era admirado entre los trabajadores del lugar.
Sin embargo, no se podría decir lo mismo de sus alumnos, especialmente de los que no lo conocían antes de entrar a Hogwarts. ¿El motivo? Lo llamaban “el profe aburrido”.

Ese apodo se lo ganó por diferentes motivos. A algunos profesores, a pesar de educar y velar por el buen comportamiento de sus alumnos, no les caía mal hacer bromas -o ser víctimas de ellas- en clase, de vez en cuando. Neville no era el único que no pertenecía al grupo de “divertidos”, pero ese no era el único detalle.

Leer el resto de esta entrada »