Ya no hay días fijos

29 junio, 2008

Es ilógico ponerme un día fijo a la semana para publicar si no cumplo a tiempo. Ya no hay días fijos de publicación, sino que publicaré los capítulos cuando estén listos. Puedo publicar dos en la misma semana, o uno cada dos semanas, todo depende.

 

Disculpen, pero la falta de inspiración es lo peor que puede pasar en estos casos. Prefiero algo lento pero de mediana calidad a algo que sea rápido pero insignificante.

Durward .-

― ¿El libro de G. G.? -preguntó con incredulidad David. Silvia estaba equivocada, él no había olvidado por completo aquel libro tan misterioso. Pero prefería no volver a abrirlo, no después de lo ocurrido con Mirtha y sus cómplices -. ¿Estás segura de que no estás loca?
― ¡Hablo enserio, David! -se quejó Silvia. Su semblante denotaba una clara seriedad en sus palabras, por lo que no hacía falta aclarar ese punto-. Mira, ¿quieres saber más sobre Grindelwald o no?
― Sí… supongo.
― En ese caso, creo que no tenemos más remedio, excepto arrodillarnos frente a la bibliotecaria y rogarle que nos permita acceder a la Sección Prohibida.
― No es una mala idea…
― Ni lo pienses, es imposible. Si hace eso y la descubren, puede olvidarse de seguir trabajando en Hogwarts.
― ¿Por qué? ¿Sólo por dejar que unos alumnos busquen información?
― No se trata de buscar información, David. Estamos queriendo entrar a un área restringida, ¿entiendes? Se supone que no debemos tener acceso a los escritos que hay allí. Al menos no por ahora.
― Bueno, supongo que no queda más remedio que recurrir al libro de G. G.
― Me temo que no.
En aquel instante, cuando por fin habían podido consensuar sus opiniones, ambos percibieron el inoportuno sonido de unos apurados pasos, que parecían dirigirse hacia donde ellos estaban.
― ¡Vámonos! -exclamó, aterrada, Silvia.
― ¿Por qué? ¡No estamos haciendo nada malo! -se opuso David.
― ¡Te digo que nos vayamos! No quiero meterme en problemas.
― ¡Que no estamos haciendo nada malo!

Lee el resto de esta entrada »

Alta en el cielo

20 junio, 2008

Bandera argentina.
Alta en el cielo, un águila guerreras,
audaz se eleva, en vuelo triunfal.
Azul un ala, del color del cielo;
azul un ala, del color del mar.
Así en la alta aurora irradial.
Punta de flecha, el áureo rostro imita.
Y forma estela el purpurado cuello.
El ala es manto, el águila es bandera.
Es la bandera, de la patria mía.
Del sol nacida, que me ha dado Dios.
Es la bandera, de la patria mía.
Del sol nacida, que me ha dado Dios.
20 de junio, día de la bandera. Feliz día a todos los argentinos.

Les nervios de David se tensaron al máximo, y su respiración comenzó a ser entrecortada. ¿Cómo iba a salir de esa situación? No se creía capaz de esquivar a Adelbert negando algo que su profesor ya había confirmado; porque, si había formulado la pregunta tan firmemente, era porque Adelbert sabía con exactitud que David había metido mano donde no debería haberlo hecho.

Lee el resto de esta entrada »

La gran mayoría de los alumnos de Gryffindor interesados en formar parte del equipo de Quidditch de ese año se encontraba sobre la superficie del campo de juego, esperando su turno. Al parecer las audiciones acababan de comenzar, pues apenas unos pocos estudiantes se habían retirado hacia un costado, con cara de desilusión. El resto de los presentes, aquellos que habían ido a presenciar la selección del equipo, se encontraban cómodamente ubicados en las gradas, desde donde podían disfrutar de un completo panorama de lo que sucedía.

Lee el resto de esta entrada »

Hola lectores,

En este momento no estoy en mi casa, y, la verdad, me olvidé de programar la publicación del capítulo… por lo que lo publicaré el sábado, cuando llegue a casa.

 

Mis disculpas por retrasarme otra vez, ¡Saludos!

― ¿Cómo que quiso matarlo? -preguntó Silvia, atónita-. ¿Por qué motivo?
Frank y Charlie sostenían a David por los brazos, pues éste no parecía dispuesto a sostenerse en pie por voluntad propia. Pasaron unos segundos antes de que pudiera recuperar la compostura. Puso una mano en su pecho y, con su respiración agitada como decoración, se dispuso a hablar.

Lee el resto de esta entrada »